Dualidad militar

Hola : )

(Hoy me haré la loca y pretenderé que no he dejado de escribir por mucho tiempo aquí en el blog, y solo seguiré con el post de hoy).

El orden y la rigidez extrema en la moda, nunca han sido lo mio. Recuerdo que desde que estaba en el colegio, tenía que escabullirme entre mis compañeros en los pasillos, para evitar que el director de disciplina me sancionara por incumplir las normas de vestuario. Eso de los zapatos perfectamente pulidos –o solo el hecho de tener zapatos puestos–, y estar peinada parecían formas de tortura implementadas por mi abuela y mis profesores en aquellos días. De hecho todavía me encanta estar descalza y despeinada. Por esto resulta un poco extraño que haya decidido romper el hielo y volver a escribir, hablando de una de mis tendencias favoritas de todos los tiempos. Pero es precisamente ahí donde se encuentra la gracia de la moda –para mí–, en la dualidad.

Me fascina la capacidad que tienen los hilos que envuelven nuestra desnudez, de enviarle un mensaje al mundo. A través de la moda tenemos la posibilidad de manipular o transformar conceptos. Me encanta la tendencia militar, porque puedo camuflar la paz en un símbolo de guerra. Porque el color de una institución hermética, puede convertirse en el color de la pluralidad. Sin importar nuestra estatura, género, color de piel, peso o inclinación sexual, todos tenemos la posibilidad de reinterpretar la moda, para hacerla nuestra. ¡Que bonito!

dualidad-militar-maclablog

Si quieres saber más sobre esta tendencia y las propuestas de cómo llevarla, te invito a leer mi columna de la Revista Miércoles, haciendo click aquí o en la imagen.

Cariños, Macla.

Macla

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *