La vida real

Hola : )

En el post de hoy les quiero compartir esta reflexión que escribí para el portal web de noticias Sentir Positivo ¡Espero les guste!

“Realidad: 1. f. Existencia real y efectiva de algo”.

– Real Academia Española

21 septiembre 2014. Le conté a mi mamá lo mucho que extrañaba los días cuando gastar más plata de lo que tenía permitido o planeado solo significaba un regaño de mi papá. Le decía que no me imaginaba que la vida real fuera tan cruel y que quería volver a la “no realidad” cuando el dinero no era un problema. Mi mamá es una mujer muy inteligente y sensata, tengo 22 años y la admiro incluso más que cuando era niña. “Mi amor eso también era real”, me dijo.

¡Es cierto! La vida real no quiere decir sufrimiento, la vida real no empieza cuando dejamos de ver Disney Channel para ver el canal de noticias. No comienza cuando terminamos el colegio, la universidad o iniciando la vida laboral. La vida es real desde que nacemos. Desde que existimos todo ha sido real: lo malo y lo bueno.

“Realidad: 2. f. Verdad, lo que ocurre verdaderamente”.

– Real Academia Española

Me doy cuenta que hay una creencia colectiva, con la cual me crié, de pensar que la realidad empieza una vez la vida se pone dura, que la infancia, el colegio y la adolescencia solo son una etapa de preparación para la vida real, la horrible vida real.

La vida, como la había vivido giraba en torno a lo que iba pasar y no a lo que estaba pasando. Me preocupaba tanto no estar lista para enfrentar la “vida real” que no estaba disfrutando de lo que verdaderamente ocurría en ese momento.

Después de la breve conversación del 21 de septiembre con mi mamá entendí que la realidad no es necesariamente mala ni buena. Nosotros tenemos el poder de atribuirle juicio de valor a las palabras, con el fin de reseñar nuestros recuerdos.

“Realidad: 3. f. Lo que es efectivo o tiene valor práctico, en contraposición con lo fantástico e ilusorio”.

– Real Academia Española

Nuestra imaginación puede ser más cruel que la realidad. Hasta finales del año pasado no sabía quién era, tenía una idea vaga de lo que quería hacer en la vida, pero ni siquiera era capaz de decirlo en voz alta. A pesar de crecer en un hogar amoroso, fui una niña llena inseguridades debido a mi gordura. Soy una mujer curiosa y apasionada por la estética, la moda y la belleza.

En mi imaginación no había cabida para la gordura en el mundo de la moda. Mientras tanto en la realidad había modelos, fashion bloggers, revistas y diseñadores dedicándose al tema. Al cumplir 21 años las ideas negativas y mi pensamiento autodestructivo me habían hecho más daño que la realidad a la cual tanto le temía.

El pasado está distorsionado en nuestros recuerdos y el futuro todavía no existe. No tenerle miedo a “la vida real”, me permite apreciar el presente que es lo único real.

Cariños, Macla.

 

marcela-mccausland-ana-milena-londoño-macla-blog

 

–Este selfie es de las únicas fotos que tengo con mi mamá–

Macla

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *