Por amor a los maxi chalecos

Hola : )

En los últimos días me he dedicado a ordenar mi armario, clasificar las prendas e identificar aquellas que no uso; ya sea para remodelarlas o regalarlas. Entre ellas encontré un maxi chaleco beige, que no me ponía hacía varios meses, casi un año. Lo había olvidado por completo. Antes sólo lo usaba para ir a la playa, como una salida de baño, sin embargo se me ocurrió darle un giro diferente, un poco más elegante y con un aire a desafío.

Desde algunas temporadas atrás los blazers sin mangas y los chalecos largos han estado marcando una tendencia entre bloggers y fashionistas. Por lo general son de telas más gruesas y funcionan perfectamente en climas cálidos, fríos o templados. Esta versión que elegí del maxi chaleco es la más apropiada para el ambiente caribe, ya que vuela libre con la brisa, manteniendo la frescura. Lo que más me gusta de los chalecos, es que son la opción ideal para jugar con capas, sin agregar mucho volumen. Además las líneas rectas y con largos casi infinitos, son muy favorecedores para todo tipo de cuerpos.

Normalmente este tipo de prendas que se mueven como una capa con el viento, me dan la sensación de que soy una superheroína (¿A ustedes también les pasa?). Por esto quería un look fuerte. Lo acompañé de mi vestidito negro –ese que utilizo todo el tiempo–, una correa de taches dorados, botas negras y una cartera de Hue & Sat, para añadirle color a la vestimenta. ¡Espero les guste!

Cariños, Macla.

por-amor-a-los-maxi-chalecos-macla-blog-1

por-amor-a-los-maxi-chalecos-macla-blog-2 Continue Reading

Una noche en el teatro

Hola : )

(El post de hoy comienza un poquito diferente, pero no podía dejar de saludarlos).

-Cu ¿Qué tal es este libro?

– No se hermanita, no es mío.

-¿De quién es?

-No sé, no lo había visto.

-Lleva como tres semanas en tu escritorio.

-Ni idea.

-¿Lo puedo coger?

-Sí.

Luego de dos días de haber trasladado el libro del escritorio de Cu, mi hermana menor, al mío, lo empecé a leer. Cuando conocí a Veronika a través de las páginas, creí que estaba inspirada en mí (Qué egocéntrica yo ¿Cierto?). Me sentí identificada con sus emociones e inseguridades. Con el agobio de haber vivido en una zona de confort nada confortable durante 20 años.

Veronika era una joven que intentó suicidarse. Tenía padres amorosos, un trabajo estable y era atractiva, sin embargo estaba desganada. Su vida era segura y aburrida. Había hecho lo necesario para satisfacer a sus papás. Fue buena estudiante, dejó las clases de piano –porque no iba a ser música según su madre–, estudió la carrera que le aconsejaron, se esforzó por tener una vida “promedio” sin nunca sobresalir en nada, ni llamar mucho la atención.

Tras haberlo pensado muy bien, Veronika se tomó un tarro de pastillas, cayó al suelo y despertó en la cama de un hospital psiquiátrico. El médico que la atiende, le dice que si bien lograron salvarla, en el proceso, su corazón dejó de funcionar de la forma en la que lo hacía. A Veronika no le queda más de una semana para vivir.

En este tiempo no tiene nada que perder, se va a morir en poco días y está rodeada de “locos”. Durante su estancia en el hospital, Veronika deja de restringir sus pensamientos, se deja llevar por sus sentimientos, se enamora por primera vez y vuelve a tocar el piano.

“–Por eso estaba llorando –dijo Veronika–. Cuando tomé las pastillas yo quería matar a alguien que detestaba. No sabía que existían, dentro de mí, otras Veronikas a las que yo sabría amar.”

Recuerdo que alguna vez estaba en el carro, en la esquina de la 51b con 80 haciendo el “pare” con mi mamá. No recuerdo de qué conversábamos antes, pero me dijo que pensara en la vida como una obra de teatro. Una en la cual tenemos la oportunidad de interpretar todos los papeles. Me explicaba que no había razón para conformarnos siendo el mismo personaje todo el tiempo. En ese momento no me quedó del todo claro, pero la idea permaneció en mi cabeza durante años.

El mensaje que les quiero dar hoy es que todos, al igual que el personaje del libro, tenemos varias “Veronikas” que posiblemente no conocemos. No hay ninguna circunstancia que deba impedirnos encontrarnos con estos personajes maravillosos que están dentro de nosotros, listos para salir. La vida es como una noche en el teatro !Espero la disfruten al máximo!

Cariños, Macla.

una-noche-en-el-teatro-macla-blog-1

 

una-noche-en-el-teatro-macla-blog-2

 

una-noche-en-el-teatro-macla-blog-3

 

una-noche-en-el-teatro-macla-blog-4

 

una-noche-en-el-teatro-macla-blog-5

 

una-noche-en-el-teatro-macla-blog-6

Libro: Veronika decide morir, Paulo Coelho.

Fotografía: Eliana Torregroza

Dirección de arte: Caroline Dahmen

Locación: Teatro Adira de la Rosa

Look:

Chaqueta: Adrissa Tallas Grandes

Vestido: Klaris

Bolso: Hue&Sat

Zapatos: Velez

//Bloopers// <3

bloopers-teatro-macla-blog

¡Rompiendo las reglas!

Hola : )

Algunas reglas están hechas para romperse y otras ni siquiera debieron ser inventadas. Atrás quedaron los días en los que las gordas nos teníamos que vestir aburrido. El mercado de las tallas grandes está creciendo y cada vez es más fácil encontrar prendas a la moda de nuestra talla.

En el post de hoy quiero invitarlas a usar lo que las hace felices, las haga ver más grandes o no. Al fin y al cabo aunque la gorda se vista de negro, gorda se queda. El look de esta semana está inspirado en esos días en los que nos sentimos osadas y con ganas de conquistar el mundo. Estoy usando una midi de rayas blancas con negras delgadas con una blusa fucsia high-low para darle un contraste de color. El brillo de la cartera y el collar le dan vida al outfit, mientras que los tacones lo llenan de poder. ¡Espero les guste!

Cariños, Macla.

gorda-en-rayas-macla-blog-1

 

gorda-en-rayas-macla-blog-2

 

gorda-en-rayas-macla-blog-3

 

gorda-en-rayas-macla-blog-4

 

rayas-macla-blog

 

gorda-en-rayas-macla-blog-6

Fotografía: Eliana Torregroza

Dirección de arte: Caroline Dahmen

Look:

Blusa: TH & UNION

Bolso: Hue&Sat

Falda: Bobeau

Zapatos: Zara

bloopers-rayas-macla-blog

¡Estoy de vuelta!

Hola : )

¡Los he extrañado muchísimo!

El fin de semana pasado estaba acostada en mi cama mientras me preguntaba por el futuro amoroso de Sofía –interpretada por Penélope Cruz– y David –Tom Cruise–, en la película Vanilla Sky. Ellos se acababan de conocer y esa noche llegaban al apartamento de Sofía. Cada uno hace un dibujo sobre el otro. Ella lo retrata como una caricatura y él plasma su belleza en el papel.

vanilla-sky

Hablan un rato. David le cuenta que él solía ser uno de esos tipos que solo les interesaba irse con su tabla para la nieve y no tenía ningún interés por nada más. Sofía le pregunta –¿Cuándo cambió eso? –Hace como cinco minutos, le responde David. Entonces Sofía dice:

cada-minuto-que-pasa-es-otra-oportunidad-para-cambiarlo-todo-01

Por varias razones hace cuatro meses dejé de escribir en el blog y me alejé de las redes sociales. Fue un tiempo en el que permití que las inseguridades se apoderaran de mí. No me sentía bien escribiendo en este espacio porque me parecía hipócrita de mi parte hablar de algo que no estaba poniendo en práctica.

Estas últimas semanas he estado reflexionando y he entendido lo importante que es perdonarse a uno mismo. También comprendo que para hacerlo es importante acompañarlo de una acción. Por más que queramos no funciona si solamente nos los repetimos una y otra vez a nosotros mismos. Cambiar es el camino para poder perdonarnos. Me alegra muchísimo estar de vuelta y le agradezco a todas las personas que me mandaron mensajes de apoyo, llenos de buenas energías.

El look de hoy es fresco y relajado. Elegí una falda midi azul celeste que se roba el protagonismo por la libertad con la que se deja llevar gracias a la brisa. Los zapatos tienen el mismo color de la tierra y de mi piel. Ayudan a que se vean las piernas más largas y contrarrestar un poco el efecto ensanchador de la falda. Decidí usar una blusa negra sencilla –esa que nos saca de apuros en cualquier momento–, con una correa para acentuar la cintura. El bolso tiene una textura preciosa que se integra muy bien con el outfit. ¡Espero les guste!

Cariños, Macla.

estoy-de-regreso-macla-blog-

 

estoy-de-regreso-macla-blog-2,5

 

estoy-de-regreso-macla-blog-3

 

estoy-de-regreso-macla-blog-4

 

estoy-de-regreso-macla-blog-5

 

estoy-de-regreso-macla-blog-6

Fotografía: Caroline Dahmen

Look:

Blusa: Adrissa Tallas Grandes

Falda: Phylosophy

Correa: vintage

Cartera: Hue&Sat

Zapatos: Vélez

Esto es parte de lo que sucede antes de lograr una buena foto…

estoy-de-regreso-macla-blog-8

Días de color

Hola :)

El año pasado, escribí un post en el cual les contaba que no estaba de acuerdo cuando las gordas nos vestimos de negro solamente para vernos más flacas. En el post de hoy quiero reafirmar esa idea desde un punto de vista emocional.

Mi padre murió el 21 de noviembre del 2012 y por esta razón guardé luto durante casi un año. Fue una temporada devastadora, en la cual me refugié entre la comida, el pelo despeinado y vestidos holgados sobre pantalones negros acampanados. Todos los días llevaba unos botines pelados y cuando me daba frío me ponía un buzo gris de mi papá. Me olvidé del maquillaje, de las fiestas y de la moda. El negro se convirtió en el refugio donde se ocultaba mi remolino de emociones. Recuerdo que lo único que quería era pasar desapercibida.

Mi abuela Olgui viaja todos los veranos a visitar a mi tía Clari. Cuando vuelve trae en su maleta regalos para mi hermanita y para mí. Al morir mi padre, había anunciado que guardaría luto durante un año, sin embargo, entre los presentes, encontré un hermoso vestido morado. Me animé a probármelo, pensando en que lo usaría al finalizar el año. Después de ocho meses vistiéndome a blanco y negro, vi como aquel tono violeta iluminaba mi rostro y me hacía sentir linda. La belleza era algo que había dejado de preocuparme por un largo periodo de tiempo. De repente empecé a desenredar mi pelo con las manos y a armar una trenza. Ya no quería ser un fantasma. Me miré al espejo por varios minutos explorando mi cara, reconociéndome a mi misma en el reflejo. Fue increíble, cómo algo tan aparentemente insignificante lo cambió todo. Mientras me veía en el espejo, me replanteaba lo que estaba haciendo con mi vida. Ponerme el vestido morado me avisó que ya era hora de despertar y coger las riendas nuevamente.

Siempre me han gustado los colores, me encanta arriesgarme con ellos y hacer combinaciones inesperadas. Con el verano a la vuelta de la esquina y la inspiración de la primavera en su versión más osada y tropical, les hago una invitación a perderle el miedo a los colores. El aumento de la temperatura nos advierte que es hora de subir la saturación a nuestros atuendos y jugar con las tonalidades. El outfit de hoy es cómodo y fresco, ideal para los días de sol. Decidí usar un vestido magenta, un bolso menta, slippers blancos y una pashmina floral en base blanca. El look tiene aires deportivos y románticos. ¡Espero les guste!

Cariños, Macla.

hue&sat-macla-blog-dias-a-color-1

hue&sat-macla-blog-dias-a-color-2

hue&sat-macla-blog-dias-a-color-3

hue&sat-macla-blog-dias-a-color-3,5

hue&sat-macla-blog-dias-a-color-5

hue&sat-macla-blog-dias-a-color-6

Fotografía: Natalia McCausland

Look:

Vestido: Asos

Bolso: Hue&Sat

Cadena: Bendito Tesoro

Pashmina: Naf Naf

Slippers: Stradivarius